¿Qué es el mate?

El mate, una buena costumbre.

Descargá nuestro explicativo en formato de impresion haciendo click aqui

Cuándo descubrieron los guaraníes las virtudes de la yerba y cómo desarrollaron la mejor forma de disfrutarla, es algo que permanece en el oscuro pasado prehistórico. Sabemos, sin embargo, que los españoles adoptaron instantáneamente la costumbre indígena y los criollos la convirtieron en fruto de pasión e identidad. Desde la elaboración de la yerba hasta la forma de consumo, la costumbre del mate ha permanecido inalterada desde tiempos remotos y por cinco siglos de historia, arraigándose cada vez más en los usos del sur de Sudamérica y aún extendiéndose a lugares muy lejanos. En la Argentina es la bebida más consumida después del agua de la canilla, sin distinción de clases sociales ni edades

¿Cómo preparar el mate?

El mate cebado

Se prepara en una pequeña calabaza (llamada "mate") llena de yerba mate. La infusión se logra "cebando" con agua caliente, nunca hirviendo, y se bebe con una bombilla, un tubito de metal que posee un filtro en su extremo inferior para evitar que pasen las hojitas de yerba. Así lo preparan tradicionalmente en Argentina y más que una simple bebida es un rito que se vive a diario. También se puede utilizar un vaso de vidrio en lugar de la calabaza.

1. Se llena el ¨mate¨ en sus tres cuartas partes con yerba mate.
2. Luego se humedece la yerba a un costado del recipiente con agua fría o tibia.
3. Después de haberla dejado reposar, se introduce la bombilla en ese mismo lugar.
4. Ya se puede empezar a agregar agua caliente, nunca hirviendo. Esto se llama "cebar" el mate y para los aficionados a esta bebida, es todo un arte.

Primero se debe "curar"

Un mate bien curado es fundamental para disfrutar de la infusión. Si tiene un mate nuevo, llénelo con yerba mojándola completamente. Déjelo reposar durante dos días manteniendo la yerba siempre húmeda.
Al cabo de los dos días, limpie el mate y ya está listo para usarlo.

Para empezar bien el mate

Para comenzar, debe colocar la yerba ocupando no más de 3/4 de la capacidad del mate. Tapar la boca del mate con la mano, invertirlo y agitarlo vigorosamente para que se mezclen los ingredientes. Volverlo a su posición normal, cuidando que la yerba haya quedado recostada hacia un lado del mate, logrando una cavidad sobre la otra pared del recipiente. En esta cavidad verter agua tibia o fría, nunca caliente. Esperar unos treinta segundos para que se absorba, repetir la operación y luego introducir la bombilla en la parte humedecida.

Hay que cebarlo en forma pausada con agua no muy caliente, es mejor esperar un tiempo entre mate y mate.